LA HISTORIA DE NI UN CENTAVO Y OTRAS CANCIONES

Ni-un-centavo-malacates

Historia inicial de la banda

Malacates inició oficialmente el 7 de febrero de 1997.  La primera vez que nos juntamos fue para formular el nombre de la banda (y tomar algunas cervezas),  pero al otro día, sábado 8 de febrero a eso de las 11:30 am nos reunimos por primera vez en el extinto lugar de ensayo de Bohemia Suburbana.  Inicialmente queríamos hacer canciones alegres, exáctamente lo opuesto a lo que reinaba en la música entonces: el “grunge”, que aunque éramos seguidores de algunas bandas de Seattle, queríamos ir más sobre la corriente del Ska y el Reggae, inclusive habíamos hablado de incorporar sonidos latinos como el Merengue, Salsa y Cumbia.   Al principio teníamos muchas ganas de hacer canciones originales y contrario a lo que muchos nos sugerían, evitamos tocar “covers” para darnos a conocer.  Lo que decidimos ese mismo sábado, fue no hacer el primer concierto hasta que estuviéramos listos musicalmente.   Eramos un grupo de quizás 12 músicos amateurs (con excepción de Juan Luis Lopera y su servidor) que ya teníamos alguna experiencia con bandas musicales y deseábamos romper esquemas, sin mucha expectativa, he de confesar.  Las primeras canciones eran alegres, sin mucha esencia lírica y enfocadas básicamente en pasarla bien, tomar cerveza y reunirnos como cuando se reúnen a jugar “chamuscas” los sábados los amigos de la colonia.

Las Primeras Canciones

El primer tema oficial fue “Arreglo Zapatos” tema dedicado a un caballero que suele (aún) pasar por mi casa (Páez) , ofreciendo sus servicios de reparación de calzado y aún desde hace más de 30 años lo hace con un grito que envidiaría cualquier cantante por lo potente y preciso.   La segunda canción fue “lari lari la” que luego fue nombrada “Por Esta Noche” canción dedicada a un amor perdido de uno de los ex-miembros de la banda que solía contarnos sus fracasos amorosos después de tres o cuatro cervezas.   La tercer canción fue “Malacates” el tema oficial de la banda:  queríamos tener nuestro propio “Theme” o tema como cualquier héroe ficticio, pero en cambio nosotros nos veíamos como anti-héroes, tratando de hacer canciones de un montón de experiencias fallidas en el lugar de ensayo.  Hubo una cuarta canción , dedicada a la oscuridad política de los últimos años en Guatemala, le pusimos de nombre: Bai Klin, quizás porque vimos la necesidad de exponer la urgencia de limpiar tanta mugre que ha dejado la historia y comenzar de nuevo con una Guatemala mejor.   Luego vinieron otros temas como “Quién sos (Páezdos)” o “Pa Que Te Acuerdes de Mi” , canción dedicada a otro fracaso amoroso de otro ex-miembro de la banda que nos contó con lujo de detalle su mala experiencia por el amor y decidimos hacerle entre todos una canción para consolarle.   Más adelante nació “Mojado” canción que marcó una diferencia por ser una “balada” que por cierto, al principio la sentíamos tan cursi que decidimos subirle la velocidad, luego en la segunda versión que grabamos, dos discos después, la volvimos a interpretar y grabar como fue concebida: como una balada en ritmo Reggae.

Nacimiento de Ni Un Centavo

Juan Luis Lopera me llamó un lunes por la tarde y me ofreció pasar por mi y llevarme al lugar de ensayo a mostrarme un “circulo armónico” interesante en la guitarra, me habría confesado después que alguna vez se lo mostró a Giovanni Pinzón (Vocalista de Bohemia Suburbana) pero él lo rechazó diciendo que lo sentía muy complicado para cantar encima.   Fue entonces que en medio de algunas cervezas, empezamos a compartir cómo nos había ido el fín de semana y yo le confesé varios problemas que tuve con un ex-compañero de Malacates por una mujer que yo siempre quise conocer (de hecho ya tenía un pequeño gran crush con ella) pero que ella no sabía de mi existencia.   Este ex-compañero me había ofrecido llevarme a una fiesta donde finalmente me la presentaría, pero en vez de eso, aprovechó a llevarla a Antigua Guatemala e intentó algo más con ella.   En fin, la historia comenzó esperándolos en un extinto bar (Café Oro) donde por cierto, fue nuestra primer presentación meses después y después de varias horas de espera (y varias rondas de cerveza) por mi frustración de haber sido dejado plantado, terminé en un bar muy de mala muerte buscando a Roberto Mora (Extinción) que también era amigo mío entonces.  Ya pasado de copas y cervezas, intenté entrar por la puerta de atrás de este otro lugar donde supuestamente me encontraría con él y me topé con dos tipos de seguridad que me terminaron hechando a la calle por mi estado.   Le contaba con lujo de detalles cómo había terminado mi noche y Juan Luis me propuso que terminara de contarle, cantando sobre esa linea armónica y así fue como comencé:

Y toqué y toqué , el portón que no se abrió, otra puerta se cerró

y arranqué sin pensar , qué es lo que me iba a pasar, ya no sé a quién más buscar.

Y cansado de buscar amores, perdido en un mar de ilusiones

sin dinero ni con quién estar, es el precio que debo pagar… 

Pasaron aproximadamente 20 minutos y la canción ya se había hecho, fue como algo mágico donde las palabras se presentaban por sí solas y cazaban en una melodía improvisada, luego le propuse cambiar el coro a modo “mayor” usando la relativa de Rem a FA y así fue que comence a cantar el coro que me aliviaba:

Si tu te vas, es por que debe pasar, lo que pasó , ya no me importa más , si tu te vas… 

Al otro día no recordaba mucho de la canción pero Piolly  (Juan Luis) me llamó diciendo que era la canción que había estado buscando para la banda, qué había apuntado todo y que recordaba perfectamente la melodía… dijo algo así como una profecía: esta canción la tocarán siempre ustedes,  -le pregunté ¿ustedes?- entonces  me confesó que él ya tenía planes para irse del país a buscar otras mejores oportunidades a Europa.  Así fue.  Malacates siguió el camino que él nos había mostrado y después de 20 años recordamos cada vez que soñamos juntos en interpretar estas canciones en un mismo escenario.

 

La Primera Vez en Radio

Fue grabada meses después, pero intentamos incluirla en la sugerencia de programadores radiales de Guatemala desde el siguiente día de haberse terminado la mezcla,  nadie la quiso programar.  No fue sino seis o siete meses después que yo iba en un carro de la empresa donde laboraba cuando escuché por primera vez la guitarra inicial (que por cierto grabé yo mismo) y tuve que parquear a un lado para echarme a llorar de alegría.   Sabía que la canción pegaría y aunque no era mi favorita, reconocía que tenía algo especial, muchos despechados iban a encontrar algún alivio en la canción de desamor del momento, irónicamente yo para entonces jamás había tenido una relación amorosa.

Grabacion PaqueteCuetes

Páez , Perú en GRABADISC realizando el tracking de “ni un centavo” con Alvaro Rodriguez (bohemia Suburbana) y nuestro ing. de sonido Guido Machado QEPD (sonidista de grupo Niche)

 

Pasaron ya casi 20 años de esa noche memorable y la canción “ni un centavo” ha sido interpretada ya por varias bandas, ha sonado en muchos lugares y muchos la han tomado de tema oficial de sus noches de despecho.  Estuvo en los primeros lugares de popularidad en Guatemala (por más de 2 meses consecutivos) en Honduras (por varias semanas) en el Sur de México (Chiapas y Quintana Ro y Tabasco) , El Salvador y otros países (según monitoreos)   Quizás es la canción que más veces hemos interpretado, pero seguirá siendo una de nuestras favoritas, creo que jamás nos cansaremos de ella.

malacates 1997-98
Malacates 1998

8 Comments

  1. Extraordinaria canción, extraordinario grupo. Gracias Paez por enseñarme en guitarra esa rola en Casa Nazareth. Un gran brother.

  2. Ustedes sin un gran referente en Guatemala… Arriba Malacates! Sigan adelante no paren para nada porque habemos muchos que siempre los esperamos…

Comments are closed.