Canciones para Estudiar y Concentrarse Mejor

¿A quién no le ha pasado que tiene tantas cosas que hacer que termina haciendo nada? Probablemente, a todos. La vida cotidiana nos presenta tantos desafíos a la vez que nos cuesta encontrar esa «inspiración» o concentración necesaria para alcanzar nuestros objetivos.

Muchas veces no sabemos por dónde empezar o de dónde sacar esos «ánimos», tenemos los deadlinesencima y no logramos concentrarnos. En medio de todo este caos, la música puede ser un verdadero aliado y una gran compañera que nos ayudará completar nuestras tareas. 

¿Quieres usar la música para concentrarte mejor? Comienza haciendo una lista de todas las cosas que tienes que hacer.  Puedes comenzar escribiendo lo más urgente o lo que NO quieres hacer en el momento. 

No lo compliques, toma una hoja de papel y escribe las cosas que primero vienen a tu mente. Seguidamente ponte los audífonos, aquí te traigo una buena cantidad de recursos que seguramente serán de gran utilidad para que te concentres y logres culminar esa lista.

Spotify, Deezer, Apple o Amazon Prime Music son perfectos para esto, tienen playlists listos para completar cualquier tarea, por más compleja que sea. 

Música para Estudiar y Concentrarnos Mejor

Muchas personas encuentran que la música les ayuda a concentrarse mientras estudian y trabajan. A otros les resulta difícil enfocar con cualquier ruido de fondo.

La música ofrece muchos beneficios, que incluyen:

  • mejora del estado de ánimo
  • mayor motivación
  • aumenta la concentración
  • mejora de la memoria y la estimulación cerebral
  • mejor manejo del dolor y la fatiga
  • Pero no todos están de acuerdo en que la música mejore una sesión de estudio. Entonces, ¿cuál es el trato — ayuda o no?

La música no afecta a todos de la misma manera, por lo que la respuesta no es solo un «sí» o un «no» directo.”

Sigue leyendo para obtener más información sobre los pros y los contras de estudiar con música y obtener algunos consejos para aprovechar al máximo tu lista de reproducción de estudio.

¿Cómo puede ayudar?

Sería fantástico si pudieras poner una lista de reproducción o una canción que pudiera ayudarte a eliminar un conjunto problemático o memorizar todas esas fechas para tu final de historia, ¿verdad?

Desafortunadamente, la música no es tan poderosa. En su mayoría, ayuda de manera indirecta, pero esos beneficios aún pueden marcar una gran diferencia.

Reduce el estrés y mejora el estado de ánimo 😞

La música no solo te motiva. También puede ayudar a reducir el estrés y promover una mentalidad más positiva.

En un estudio de 2013, 60 voluntarias realizaron una prueba de estrés psicológico mientras escuchaban música relajante, sonidos de agua ondulante o ningún sonido en particular. Los resultados sugirieron que escuchar música relajante hace una diferencia física en la forma en que las personas responden psicológica y físicamente, en términos de respuesta hormonal, bajo estrés. Sin embargo, el panorama es complejo y se necesitan más estudios.

En un estudio de 2021, los pacientes en la UCI dijeron que sentían menos dolor y ansiedad después de escuchar música durante 30 minutos que antes.

Las investigaciones sugieren que un buen estado de ánimo generalmente mejora los resultados de aprendizaje. Es probable que tengas más éxito estudiando y aprendiendo material nuevo cuando te sientas bien.

Estudiar puede ser estresante, especialmente cuando no entiendes completamente el material de la asignatura. Si te sientes abrumado o molesto, poner música puede ayudarte a relajarte y trabajar de manera más efectiva.

Puede motivarte 🤗

Si alguna vez has lidiado con una noche larga y agotadora de tareas, es posible que tu determinación de seguir estudiando haya comenzado a disminuir mucho antes de terminar.

Tal vez te prometiste una recompensa para superar la sesión de estudio, como el último episodio de un programa que te gusta o tu comida favorita para llevar.

Una investigación de 2019 sugiere que la música puede activar los mismos centros de recompensa en su cerebro que otras cosas que disfruta. Recompensarte con tu música favorita puede proporcionarte la motivación que necesitas para aprender nueva información.

Si prefieres la música que no funciona bien para estudiar (más sobre eso a continuación), escuchar tus canciones favoritas durante los descansos de estudio podría motivarte a estudiar más.

Puede aumentar el enfoque 🧘‍♀️

Según un estudio de 2007, la música, específicamente la música clásica, puede ayudar a su cerebro a absorber e interpretar nueva información más fácilmente.

Su cerebro procesa la abundancia de información que recibe del mundo que lo rodea separándola en segmentos más pequeños.

Los investigadores encontraron evidencia que sugiere que la música puede involucrar a su cerebro de tal manera que lo entrena para prestar mejor atención a los eventos y hacer predicciones sobre lo que podría suceder.

¿Cómo te ayuda esto a estudiar? Bueno, si te cuesta dar sentido a un nuevo material, escuchar música podría facilitar este proceso.

También puede vincular la capacidad de hacer mejores predicciones sobre eventos a las habilidades de razonamiento.

Las habilidades de razonamiento mejoradas no te ayudarán a sacar las respuestas de la nada a la hora del examen. Pero podría notar una diferencia en su capacidad para razonar su camino hacia estas respuestas en función de la información que tiene.

Otras investigaciones también apoyan la música como un posible método para mejorar la concentración.

En un estudio de 2011 de 41 niños diagnosticados con TDAH, la música de fondo distrajo a algunos de los niños, pero pareció conducir a un mejor rendimiento en el aula para otros.

Podría ayudarte a memorizar nueva información

Según un estudio de 2014, escuchar música clásica parecía ayudar a los adultos mayores a desempeñarse mejor en las tareas de memoria y procesamiento.

Estos hallazgos sugieren que ciertos tipos de música pueden ayudar a mejorar las habilidades de memorización y otras funciones cognitivas.

La música ayuda a estimular el cerebro, de manera similar a la forma en que el ejercicio ayuda a estimular el cuerpo.

Cuanto más ejercitas tus músculos, más fuertes se vuelven, ¿verdad? Darle a tu cerebro un entrenamiento cognitivo podría ayudar a fortalecerlo de manera similar.

Neurociencia detrás de la música

Frecuentemente la música nos despierta tantas emociones que uno piensa “¿¡Qué clase de brujería es esta?!” pero no es magia, es ciencia. 

Según la neurociencia, la música activa áreas claves del cerebro que facilitan y potencian el aprendizaje cognitivo, afectivo y motor. Además, la música tiene un efecto relajante y estimulante sobre tu cuerpo, abriendo paso a la concentración y productividad, ayudándote a tener mejores resultados sin importar el grado de complejidad de tus tareas. 

Si bien no podemos generalizar y asegurar que lo mismo funciona para todos porque la personalidad influye mucho, sí podemos mencionar algunos géneros musicales que te ayudarán a sumergirte en el mundo de la concentración y terminar tus pendientes en menos tiempo y siendo más eficiente. 

Encontrar la música perfecta es tan difícil, la clave está en crear una relación entre el sonido y la tarea que realizas para que tu cerebro se relaje y bloquee los estímulos externos. 

Playlists para concentrarte mejor según el tipo de actividad

Cada persona tiene un gusto musical diferente, lo recomendable por los expertos es que se utilice la música que realmente guste al oyente, no podemos imponer los estilos por convenientes que sean. Sin embargo, esta breve guía te puede ayudar a encontrar la mejor música para cada momento:

  • Si tienes que hacer algo donde tus habilidades lógicas y científicas entran en juego, lo mejor que puedes escuchar es música sin letra.  Indudablemente los grandes clásicos como Brahms o Beethoven son ideales para encontrar un equilibrio en tu nivel de atención, pero no te olvides que los grandes arreglistas del jazz (smooth jazz) pueden acompañarte a concentrarte mejor cuando tengas que completar tareas lógicas.
  • La música pop será tu aliada perfecta en tareas rutinarias o que requieran habilidades lingüísticas, como corregir textos, redactar correos electrónicos, hacer una presentación o preparar una conferencia. Si la actividad es muy aburrida o repetitiva, el pop te mantendrá de buen ánimo, inspirado y con buen ritmo.  
  • Ahora, si te enfrentas a problemas matemáticos, lo mejor será una selección de música clásica,como Mozart, o algo ambiental como las diferentes propuestas del «New Age» grandes exponentes como el japonés Kitaro o el Griego Vangelis, Enya o hasta Enigma.

La música instrumental movida o “bailable”, como algunas ramas de la electrónica, te ayudarán a concentrarte en tus lecturas pendientes. Su ritmo alegre te ayudará a leer más rápido y mantenerte despierto. Aquí lo mejor será optar por canciones que no tengan letra ya que escuchar palabras ajenas a lo que estás leyendo podría causar el efecto contrario. 

Otros sonidos con los que te puedes concentrar son con los de la naturaleza. El ambiente natural de una montaña, bosque u océano funcionan perfecto como una especie de “ruido blanco”. Esto es perfecto si no quiero escuchar música pero si amortiguar el silencio. 

Otras recomendaciones para concentrarte mejor con Música:

Elige música en otro idioma a tu lengua materna o uno que no domines/entiendas para que no caigas en la tentación de poner demasiada atención a las letras y pierdas el rumbo de lo que estás haciendo. 

Evita escuchar canciones que te sepas de memoria o que estén conectadas a algún recuerdo o emoción fuerte. ¡No escuches a tu banda favorita! Vas a terminar cantando y no estudiando (LOL) 

Como mencioné en el paso dos, allá arriba, ¡Escucha música con audífonos! Ya sea que estés en un espacio público, como tu oficina o una cafetería, o solito en tu cuarto, no hay nada mejor que dejarte envolver por el sonido y olvidarte de lo que pasa a tu alrededor.  Prueba utilizar audífonos de cancelación de sonido externo, aunque son un poco caros, la experiencia es totalmente diferente. 

Ya sea que tú las hagas o uses una de alguien más, procura que los playlists no duren más de 2 horas, escúchalos de corrido y cuando se acabe, toma un descanso.

En Spotify encuentras listas de todo tipo, desde las básicas con jazz, chill out, house, etc. Las clásicas con piezas de Bach, Vivaldi, o Mozart, hasta las más frescas e innovadoras con los soundtracks de películas como Amelie, Harry Potter, El Señor de los Anillos, Star Wars, Hunger Games y Twilight. 

Realmente, como todo en la vida, es cuestión de gustos. A mi, en lo personal, me funciona el Trip Hop(este artículo fue escrito gracias al apoyo de Massive Attack, Morcheeba, Zero 7 y Portishead, entre otros) porque lo bonito de la música, es que las opciones son infinitas y todo sonido es válido mientras a ti te sirva. 

¿Qué tipo de música funciona mejor para estudiar?

Escuchar música mientras estudias o trabajas no siempre te hace menos productivo o eficiente.

Si prefieres estudiar con música, no hay necesidad de renunciar a ella. Tener en cuenta estos consejos puede ayudarte a encontrar la música más útil para el trabajo y el estudio:

Evita la música con letras (aunque te encanten). Cualquier música que tenga letras en un idioma que entiendas probablemente te distraiga más que te ayude.

Elige música lenta e instrumental. Las investigaciones existentes generalmente se centran en la música clásica, pero si no te gusta este género, también puedes considerar la electrónica suave, el espacio o el ambiente, del tipo que puedes escuchar en un spa o mientras recibes un masaje.
Evita la música sorprendente o experimental. 

La música que cambia abruptamente o que carece de un ritmo fijo puede hacer que adivines qué esperar. Esto puede distraer su cerebro y evitar que se concentre en tu trabajo.

Mantén el volumen bajo. La música de estudio debe mantenerse a un volumen de fondo. Si es demasiado fuerte, podría interrumpir su proceso de pensamiento.

Apégate a canciones con las que no tengas sentimientos fuertes. Escuchar música que amas u odias puede afectar tu capacidad de concentración.

Transmite música sin comerciales, si es posible. Imagínate esto: está escuchando tu estación instrumental favorita o tu video favorito en YouTube cuando aparece un comercial de detergente o papel higiénico, lo que lo molesta y descarrila su tren de pensamiento. 

Suficiente dicho.

Preguntas frecuentes acerca del poder de la música para estudiar

¿Es buena la música mientras estudias?

Algunas investigaciones sugieren que la música puede ayudar a reducir el estrés durante una tarea académica y que puede ayudar con la memoria y el procesamiento durante las tareas que requieren pensamiento. Sin embargo, esto puede depender del tipo de música y del individuo.

¿Con qué tipo de música es bueno estudiar?

El mejor tipo dependerá del individuo. Existe evidencia de que las sinfonías clásicas o la música relajante son una buena opción para controlar el estrés, pero también de que la música alegre puede impulsar los procesos de pensamiento de una persona. La música instrumental puede ser más adecuada que las canciones con letras, ya que las letras pueden distraer.

¿Cuándo es malo escuchar música mientras estudias?

Cada persona puede decidir si le conviene escuchar música mientras estudia o no y qué tipo de música es la mejor. Los tipos de música que pueden no ser útiles incluyen canciones, música rápida y alta, y música que provoca sentimientos fuertes en el oyente.

Conclusiones

La música puede mejorar tu estado de ánimo y ayudarte a sentirte más motivado para abordar tareas importantes, pero no siempre funciona como una herramienta de estudio.

Incluso las personas que aman la música pueden encontrarla menos útil cuando intentan concentrarse.

Elegir la música con cuidado puede ayudarte a maximizar sus beneficios, pero si aún te cuesta concentrarte, puede ser útil considerar el ruido blanco u otras opciones de audio.